fbpx
La masticación, clave para tu salud.

Protege tus dientes y tu cuerpo. 

Si cuidamos del estado de nuestra boca estaremos cuidando nuestra salud general. Según el último estudio realizado en Japón por la Facultad de Odontología de la Universidad Aichi Gakuin, los investigadores han puesto el ojo en la población de mayor edad, más de 2.700 personas de entre 75 y 80 años, han analizado la relación existente entre salud dental, estilo de vida y síndrome metabólico.

Las conclusiones del estudio revelan un aspecto muy sorprendente: en personas de ambos sexos que participaron, el síndrome metabólico va unido en mucha mayor medida a aquellas que comen de forma rápida, con respecto a los que se toman su tiempo para masticar. Otro dato sorprendente es que las personas que utilizan productos de higiene dental (como seda dental o cepillos interdentales) tenían menos riesgo de síndrome metabólico que los que no lo utilizaban.

Otros datos interesantes de este estudio es que se había comprobado que una dentadura débil o dañada, al reducir lógicamente la capacidad de masticar correctamente, afecta a la selección de los alimentos. Las personas con poca capacidad de masticación consumen más cantidad de carbohidratos y reducen el consumo de proteínas, frutas y verduras, como consecuencia carecen de  vitaminas C, E y B6. Las conclusiones alertan sobre la necesidad de cuidar nuestros dientes y encías, puesto que de esta manera estamos contribuyendo a prevenir el síndrome metabólico.

«Tener una dentadura dañada incide en una reducción del consumo de frutas, verduras y un aumento en la ingesta de carbohidratos».

En otro estudios previos realizados por la Universidad de Kyushu sobre enfermedades periodontales se analizó ha 584 mujeres de mediana edad y cinco componentes del síndrome metabólico (grasa abdominal, nivel de triglicéridos, colesterol, presión sanguínea y niveles de glucosa). Los resultados indicaron una relación directa entre ambos problemas (enfermedades periodontales y síndrome metabólico) y se recomendó un examen periodontal regular y riguroso.

Una dieta sana es un seguro para nuestros dientes

¿Cómo proteger nuestros dientes y encías? Como indica la SEPA (Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración), las caries y las enfermedades periodontales se pueden prevenir; aun así, una de cada tres personas presenta caries y el 10% de la población global tiene periodontitis avanzada. Una correcta higiene bucal es la primera medida que se debe seguir para evitar estos trastornos (cepillar los dientes diariamente después de cada comida, utilizar seda dental y utilizar cepillos interdentales).

Además de una correcta higiene dental, una correcta alimentación puede hacer mucho por nuestra salud bucal a modo preventivo, y así lo demuestra un estudio al respecto en el ‘Journal of Biomedicine and Biotechnology’.

Algunos consejos de alimentación saludable…

Las caries se desarrollan en parte por los azúcares y se deben prevenir siguiendo algunos consejos: 

  • Reducir la ingesta de todo tipo de azúcares. Los zumos envasados y las bebidas carbonatadas contienen excesivas cantidades de azúcar.
  • Consumir más fibra, ayuda a disminuir la absorción de azúcares contenidos en otros alimentos.
  • Consumir preferiblemente cereales integrales, además de ser más saludables que los refinados, requieren una mayor masticación y estimulan la secreción salivar. 
  • Consumir lácteos. El calcio, el fósforo y la caseína que contiene la leche de vaca inhibe de la proliferación de las caries.
  • EL té negro aumenta la concentración de flúor en la placa dental y reduce la cariogenicidad de una dieta rica en azúcares.

Como cierre del post hacemos referencia a la periodontitis (enfermedad inflamatoria de las encías), una dieta rica en ácidos grasos omega 3 ayudarán a paliar este problema y así lo refleja un estudio de la Universidad de Harvard ‘Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics‘, que tras analizar los efectos en cerca de 9.000 adultos durante cinco años, se comprobó los beneficios de estas grasas saludables para evitar patologías inflamatorias.

Así que ¡dime qué comes y te diré cómo está tu salud!

 

Déjanos tu comentario