fbpx
¿Qué hacer con tus muelas del juicio?

Sentir cierto malestar cuando aparecen las «muelas del juicio» es normal. 

Una de las razones del miedo a ir al dentista son los terceros molares o “muelas del juicio”, ya que son las últimas muelas que salen en la boca de una persona adulta (entre los 18 y 21 años generalmente). En algunos casos pueden permanecer retenidas y con los años y los cambios que algunos pacientes sufren en su boca, pueden comenzar a erupcionar mucho más tarde, o incluso no erupcionar nunca.

Estas muelas se forman y sitúan en la última posición dental de la arcada, una por cada cuadrante, pero no todo el mundo las tiene, ya que nunca llegan a erupcionár. La evolución humana las irá eliminando y prueba de ello es que un alto índice de niños hoy en día no tienen.

¿Cuándo pueden aparecer los problemas?

Sobre los 16 años pueden aparecer síntomas previos a su erupción, pero hasta pasado un tiempo no se verá si estos molares comienzan a empujar al resto, y es en esta fase cuando podremos valorar si es necesaria una exodoncia (extracción de muelas del juicio). 

Generalmente estas molestias son ocasionadas por la falta de espacio, ya que la muela no puede erupcionar completamente. Esto provoca mucha incomodidad porque permanentemente se mastica y pellizca los laterales internos de la boca. Además si no han erupcionado de una forma correcta nos encontramos con problemas de higiene, ya que son espacios de difícil acceso y complicada limpieza, lo que puede ocasionar la proliferación de bacterias e infecciones.

¿Duele su extracción?

La extracción de estas muelas las realiza un cirujano con anestesia local, es una intervención sencilla si las muelas ya están erupciones fuera de boca. Si la muela es difícil de extraer podemos necesitar hacer una pequeña incisión en la encía, romperla en varios trozos para poder extraerla. Después realizaremos una sutura con puntos reabsorbibles, muy cómodos puesto que se caen solos y no es necesario volver a consulta para quitarlos.

¿Cómo es el post-operatorio?

Tras su extracción es normal sentir algunas molestias en la zona durante las primeras 24 horas. En este periodo de tiempo es conveniente no escupir, no enjuagarse la boca ni cepillarse los dientes, ya que tardaría más en cicatrizar. 

Dependiendo siempre de cada paciente, el cirujano puede prescribirnos analgésicos, antiinflamatorios o, si es necesario, antibióticos.

En los primeros días y pasadas las 24h de la extracción es recomendable realizar enjuagues bucales con agua y sal para prevenir infecciones y facilitar la cicatrización, llevar una dieta blanda y limpiar muy exhaustivamente la zona.

Aunque lleve los puntos de sutura, debe cepillarse la zona y dichos puntos para que no se infecten. También recomendamos realizar ejercicio físico intenso, fumar ni beber líquidos muy calientes durante la recuperación.

Si notas molestias en tus muelas del juicio ¡llámanos!, estarás en las mejores manos.

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.