In vino veritas

Según el último estudio del CSIC, los antioxidantes del vino tinto impiden que las bacterias que causan la placa se adhieran al tejido de las encías. Los antioxidantes que se encuentran en el vino, como los polifenoles, han sido asociados desde hace años como poderosos ayudantes para la salud. Estos estudios han demostrado los efectos protectores contra las enfermedades del corazón, el cáncer, la diabetes o el alzheimer, y ahora se suma los resultados de un nuevo estudio publicado por científicos españoles (CSIC) y que, a priori, sugieren unos resultados sorprendentes: El vino puede prevenir la caries dental y las enfermedades de las encías. Conclusión, beber es bueno para prevenir (con moderación por supuesto).

Déjanos tu comentario