fbpx
Terminar tu caso estético con ácido hialurónico.

El ácido hialurónico y la estética dental. 

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico forma parte de nuestra piel, es un polisacárido formado por ácido glucurónico y N- acetilglucosamina. Es un ingrediente que se encarga de mantener la firmeza y elasticidad de la piel ya que tiene una elevada capacidad para retener agua. Además, es un excelente cicatrizante. El hecho que este componente se encuentre de manera natural en en nuestras articulaciones, piel y cartílagos, como parte del tejido conectivo, hace que sea ideal para los tratamientos estéticos.

¿De dónde se obtiene?

El ácido hialurónico se descubrió en el cuerpo vítreo del ojo de buey. Después, se descubrió otra fuente muy rica en ácido hialurónico, la cresta de los gallos. Otras fuentes de obtención de este componente es el cordón umbilical, las aletas de tiburón, los huevos (cáscara), el pescado y fibras vegetales.

¿Qué propiedades tiene?

Las aplicaciones del ácido hialurónico se deben a unas excelentes propiedades fisicoquímicas, como que es biodegradable, biocompatible, viscoelástico, además no es tóxico. No obstante, es parte del colágeno, componente principal de la piel y los huesos. Sus principales propiedades son:

  • Hidratante: la molécula de ácido hialurónico tiene gran capacidad de retención de agua, evitando que las células del cuerpo humano se deshidraten.
  • Protección: el ácido hialurónico forma una barrera sobre heridas en las mucosas de la cavidad bucal. De esta manera, evita que las heridas puedan infectarse, favoreciendo así su curación.
  • Regeneración: AH promueve la migración y proliferación de fibroblastos, que maduran a miofibroblastos, encargados de la síntesis de matriz extracelular y de la deposición de colágeno en la herida.
  • El AH actúa en las distintas fases de la cicatrización (granulación, reepitelización y remodelación tisular) acelerando el proceso.
  • Antiinflamatorio: el AH puede actuar inhibiendo la acción de las moléculas proinflamatorias, además de inhibir la destrucción de tejido y acelerar la cicatrización.
¿Cómo se utiliza en estética dental?

En estética dental, utilizamos el ácido hialurónico para devolver la firmeza y volumen a los labios y el contorno bocal, propiedades que se pierden con el paso del tiempo y es casi imposible de recuperar por otros medios. Utilizamos este tipo de tratamiento para conseguir la excelencia en la terminación de casos de ortodoncia e implantes. También se utiliza para tratamientos de post cirugías (periodontal, periimplantario, extracciones, injertos).

Con jeringa muy fina, se inyectan pequeños hilos de gel de hialuronato sódico en las capas superficiales del labio. Estos hilos crean una malla que mantendrá los tejidos en su sitio, a su vez esto reforzará la firmeza y producirá un ligero efecto de volumen.

Este tratamiento es indoloro para el paciente y no precisa de reposo ni cuidados especiales. La hidratación de la zona será suficiente para mantener labios y contorno bucal en buen estado.

Tras su aplicación, el aspecto general facial cambia por completo, devolviendo al rostro un aspecto más rejuvenecido. Se reducen las arrugas de expresión, modifican pequeñas imperfecciones definiendo mucho más el aspecto general de la boca, dando una apariencia más joven.

Llámanos y empieza a disfrutar de una sonrisa joven y perfecta.

Si quieres más información pincha aquí

Déjanos tu comentario